10 Pasos para eliminar la basura Emocional

A lo largo de la vida vamos acumulando sentimientos negativos referente a acontecimientos pasados. Debido a esto, quedan resentimientos, tristezas, miedos y enojos, producto de experiencias desagradables. Pero ¿Qué se puede hacer para eliminar toda esa basura emocional? A continuación te dejamos 10 pasos para eliminar la basura emocional, entrevista a la psicóloga Ciara Molina.

 

1-Pensamientos positivos o negativos, tú eliges

Los pensamientos negativos generan una enorme cantidad de malestar, y su manifestación común es la ansiedad. Los pensamientos positivos, en cambio, provocan todo lo contrario a nivel emocional. Así, con afirmaciones positivas, lograremos modificar el pensamiento a través del uso del lenguaje. Se trata de que te creas lo que te dices, no solo que te quedes con las palabras: “me quiero”, “me valoro”, “soy capaz”… Hay que animarse a potenciar aquello que quieres atraer y tu pensamiento abrirá el camino emocional que te ayudará a alcanzarlo.

2. Creando expectativas, acumulando frustraciones

Tendemos a fijarnos demasiado en lo que consideramos que nos hace falta, y esto nos dificulta poner atención en lo que somos, sentimos y pensamos en nuestro día a día. No podemos saber lo que va pasar de aquí a cinco años, pero sí podemos gestionar adónde queremos llegar dando pequeños pasos desde el hoy. La mejor manera de no excedernos en nuestras expectativas será establecer pocas y a corto plazo, al hacerlas alcanzables ganaremos confianza.

3. La actitud determina el estado de ánimo

¿Alguna vez has tenido la sensación de vivir un día pésimo desde que te levantas hasta que te acuestas? o, por el contrario, ¿no te ha pasado que de repente sientes que te comes el mundo y que todo lo que acontece a tu alrededor parece estar en sincronía contigo?. Lo que determina uno u otro es la actitud con la que nos enfrentamos a él. Cuanto más optimistas seamos a la hora de interpretar lo que nos pasa, mejor valoración haremos de nosotros mismos (autoestima) y mejor adaptación al medio tendremos. Por tanto, toda actitud positiva comienza por tener una autoestima saludable.

4. Voluntad sin acción es papel mojado

Cuando nos sentimos decaídos, lo primero que perdemos es la voluntad. “Sabiendo que la voluntad es nuestra capacidad para decidir si realizar un determinado acto o no, ¿por qué escoger quedarse en la oscuridad pudiendo ver la luz?. Para tener una buena predisposición a la acción voluntaria la experta aconseja ser receptivo, priorizar los pasos, visualizar positivamente aquello que queremos que suceda.

5. Salir de la zona de confort

Definiendo zona de confort como todo aquello que nos rodea y con lo que nos sentimos cómodos. ¿Cómo salir de la zona de confort? Molina aconseja al respecto explorar nuevos horizontes y dejar que la vida nos sorprenda. Perder el miedo a avanzar, a descubrir nuevos mundos y buscar oportunidades que nos aporten nueva sabiduría. Cuando decidimos explorar más allá de los límites que nos autoimpusimos empezamos a entrar en lo que se conoce como la “zona de aprendizaje”.

6. Quiero, puedo, me lo merezco

Tenemos que tener claro que lo que nos define no son las opiniones positivas que los demás puedan tener o las críticas a las que nos veamos expuestos, sino la valoración que hacemos de nosotros mismos. Es decir, de la autoestima.

7. Autoestima: camino al bienestar

Para hacer que mejore, la psicóloga recomienda que “nos aceptemos, tengamos confianza plena en lo que hacemos, nos cuidemos a nosotros mismos, seamos autosuficientes emocionales, aprendamos a poner límites, realicemos autocrítica constructiva, sepamos que somos los únicos responsables de lo que nos pasa, nos dediquemos un momento al día solo para nosotros, y apostemos por el sentido del humor, entre otras muchas cosas que podemos hacer”.

 

8. Aceptación, pero no olvido

No se olvida, se supera. Superamos relaciones, miedos, malestares, frustraciones, pérdidas y heridas emocionales. Eso sí, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional y pensar constantemente en borrar nuestros recuerdos negativos no hará más que hacerlos más conscientes. Por eso para que un malestar se supere no podemos negar que exista.

9. Críticas, ¿constructivas o destructivas?

Lo que diferenciará que una crítica sea catalogada de constructiva o destructiva será la intención con la que se dice, las palabras que se escogen y la manera de decirla. Pero por muy destructiva que sea la crítica, si no se le da importancia, no se vivirá como una ofensa. Asimismo, cuando seamos nosotros los que formulemos la crítica, no debemos ser apresurados a la hora de opinar, debemos dejar claro el aprecio, basarla en el respeto, y expresarla en el momento adecuado, además de ser conscientes de que el otro tiene derecho a réplica.

10. La comunicación, por último, como base del equilibrio emocional

Resulta imprescindible saber comunicarnos, entendernos y comprendernos los unos a los otros. Una buena o mala comunicación puede marcar la diferencia entre tener una vida feliz o tenerla llena de problemas. Para que la comunicación sea efectiva y emocionalmente sana partiremos de las siguientes premisas: Tendremos la actitud adecuada, nos centraremos en un tema en concreto, escucharemos con atención, nos expresaremos de forma clara y directa, diremos lo que pensamos y sentimos, aceptaremos la opinión del otro, no daremos nada por supuesto, preguntaremos, y seremos coherentes con lo que decimos y lo que expresamos de una manera no verbal.

www.conscienciayaccion.com

Antoni Puig

Más información de BioEmoción



Comentarios

  • Cecilia G.

    Qué importante echa la basura fuera... gracias por compartir!

    Responder
  • Marcelo Tomás

    Buenísimo!!!! Relacionado con la zona de confort, hace tiempo vi un vídeo que me ayudó a entrar en esa zona de aprendizaje de la que se habla en el artículo. Espero que les guste: https://www.youtube.com/channel/UCyohwtZ50xtlAfoh5WUHTTw

    Responder
  • Maria Gonzáles

    Quiero aprender a poner límites, no me sale... me pueden ayudar? Algun consejo, técnica....

    Responder
  • instituto Draco

    Hola María,

    Para aprender a poner límites primeramente debes saber que quieres y que no quieres hacer. Es una cuestión de autoconfianza. Nadie debe obligarte a hacer algo que no quieras hacer, pero sobre todo tienes que En el artículo se explican muy bien los pasos. Intenta seguirlos y practicarlos a diario y lograrás cambios. Quizás al principio no los veas, serán pequeños, pero debes ser constante y al final verás el resultado.

    Saludos:)))

    Responder
  • Rubén

    Gracias Antonio por compartir, ¿das algún curso Online para la gestión de las emociones?

    Responder
  • Claudia G.

    Genial, gracias por compartir, feliz de participar en el próximo curso de La Abundancia, desde Munich. Todos somos uno. Lo que veo en vosotros es lo que veo en mi.

    Responder
  • Migda

    Excelente artículo. Tomaré en cuenta varias de las sugerencias, gracias

    Responder
  • ANTONI PUIG

    En respuesta a Rubén
    Gracias Antonio por compartir, ¿das algún curso Online para la gestión de las emociones?

    Rubén, de momento no está previsto. Lo que si hacemos son masterclass de Descodificación Biológica donde se habla de la GESTION de laa EMOCIONES, y tambien tenemos unos talleres de "PNL adaptada a la Descodificación", pero son presenciales.
    Gracias por tu comentario.

    Responder

Deja tu comentario