Tu actitud lo cambia todo

Uno es todo lo feliz que previamente se lo a propuesto ser. ¿Cuanto te has propuesto ser feliz tú? Piénsalo, mucho, poco, tal vez te conformas... Más vale lo malo conocido a lo bueno por conocer... 

 

En muchas ocasiones vamos con una actitud negativa o limitante (yo prefiero llamarlo limitante, ya que todo tiene una intención positiva para nosotros)

¿Que quiere decir que nos movemos con esa actitud limitante? Pues por ejemplo, en muchos casos se nos ha enseñado a esperar lo peor de las situaciones, ya que de esta manera no te llevas una desilusión. 

Pero esto que aparentemente tiene su lógica, ya que sino por el contrario te llevarás una sorpresa, en realidad es un arma de doble filo. 

Hemos dicho al comienzo que nosotros somos los que creamos nuestra felicidad, con lo cual estamos creando constantemente la realidad, dependiendo de dónde esta puesto nuestro foco. 

 

¿Qué quiere decir todo esto?

Como bien dice Jackson Adam con este ejercicio ocurre lo siguiente:

Una persona, entra en una habitación, en la cual debe buscar y memorizar objetos de color azul, ya que cuando salga deberá decir todos los posibles. Pero ¿cual es su sorpresa al salir? Que la pregunta no es cuantos objetos azules hay en la habitación, sino cuantos objetos rojos.

Realmente aunque tiene un leve recuerdo de algún objeto rojo, no hay demasiados. 

Cuando vuelve a entrar en la habitación para observar y ver realmente cuantos objetos rojos hay, descubre que ¡hay más objetos rojos que azules! ¿Cómo podía ser posible que no se hubiera dado cuenta? Es tan simple como que el foco está en puesto en los objetos azules. 

En nuestra vida, ocurre realmente lo mismo. Si nuestro foco está puesto en lo negativo, en lo malo que nos puede pasar, esperando siempre lo peor para no llevarnos esa desilusión, probablemente estemos dejando a un lado todo lo bueno que está pasando a nuestro alrededor. 

Te invito a poner el foco en lo bueno, en todas las cosas maravillosas que ocurren a lo largo del día, cosas a las que ni siquiera le damos importancia porque es algo que tenemos integrado. 

Una manera fácil y sencilla para comenzar a cambiar nuestra actitud es cambiar la pregunta ¿Por qué me pasa esto a mí? (Que bajo mi punto de vista, se encierra en el victimismo, y deja de un lado tu poder personal) a ¿Para qué me pasa esto a mí? ¿Qué puedo aprender de todo ésto? ¿Qué hay de bueno en esta situación? Y si no encontramos que hay de bueno, le preguntamos a la mente: Si en esta situación hubiera algo buen, ¿Qué sería?  

Nuestra mente tiene horror al vacío, por lo que siempre buscará una respuesta. Además con estas preguntas nos vamos al futuro, a la búsqueda de soluciones que siempre es mejor, bajo mi punto de vista, que regocijarse en el pasado y en el victimismo.

Extracto del curso Experto en Estrategias Emocionales

Quizás también te interese:  Cambia tu Vida con la Ley del Espejo

Miriam Simón

Tutora, Psicoterapeuta y Coach

www.recorretucaminointerior.com

 

 Limpia tu mente con la  BioEmoción 



Comentarios

    Sin comentarios por el momento

Deja tu comentario