Ley del Mentalismo

"El todo es mente; el Universo es mental".


 Somos lo que pensamos...."El Todo es Mente. El Universo es mental” la mente domina sobre la materia.  Todas las cosas están en el Todo, así como el Todo está en todas las cosas.

 

Iniciar el camino del despertar significa ponernos en sintonía con esta vibración superior. ¿Quién no se ha preguntado a lo largo de su vida, para que vivo esta experiencia, o situación? Todo lo que vemos en el exterior no es mas que el reflejo de nuestro interior. Explicado de otra manera, somos nuestra propia proyección. Si comprendemos, que todo lo que se desarrolla en el exterior no lo podemos cambiar, sino desde nuestro interior habremos comprendido parte de la Ley del Mentalismo. 

El ser humano esta creando constantemente la realidad en la que vive, y esto lo hace inconscientemente, nos sumergimos en los pensamientos y nos dejamos llevar por ellos, sin darnos cuenta que el pensamiento es poder para crear. ¿Cuántas veces nos sucede, que tenemos un pensamiento y luego vivimos eso que hemos pensado?

¿Cómo  funcionan nuestros pensamientos?:

Si nos despertamos por la mañana con mal humor, y no tomamos consciencia de nuestro estado, ya estaremos creando nuestro día y el Universo se encargara de darnos señales.

Ej: Estas de mal humor porque se ha roto el Auto, llegas a la estación y el autobús se desvía por una construcción de la vía y llegas tarde al trabajo y encima el jefe te reclama y te dice que hay un trabajo por entregar que tomará más tiempo de lo previsto…y así sucesivamente van ocurriendo una serie de escenas en “tu día de mal humor”  y no nos damos cuenta y así los seres humanos repetimos continuamente situaciones en nuestra vida; pero que diferente es cuando tomamos consciencia de ello y podemos cambiar los pensamientos y transmutarlos.

 Vivimos y somos parte de un Universo en el que todo es mente y fue creado por la mente.  Podemos modificar nuestros pensamientos y así nuestra vida. Aunque cabe aclarar que no resulta del todo sencillo, solo con la practica se puede lograr, pues nuestra mente racional, que está formada por conceptos, creencias, tabúes, limitaciones etc… ya sea dependiendo del medio en que nos hemos desarrollado, como inculcadas inconscientemente por nuestros padres y ancestros. 

La mente racional nos mantiene en la rutina, en el temor al cambio, busca explicación y justificación a todo y no comprende las señales del Universo por lo que se hace imposible crear con este sistema de pensamiento. Se puede crear, a través de la toma de Consciencia, desde la comprensión, la paz, donde solo interfiere nuestro Ser; lo que llaman la Mente Creadora, sin dejar que la mente racional intervenga , donde siempre de una manera u otra está el Ego. A esta creación la sabiduría hermética la llama "Transmutación Mental" y su base y objetivo es alcanzar otro nivel de consciencia, es iniciar el proceso del despertar.

 Aquí tres puntos necesarios para el cambio:

Primero: Si no eres consciente, de que somos lo que pensamos y que podemos crear nuestra realidad, es imposible el cambio. Creer es Crear.

Segundo: Hay que tener la intención de cambiar desde el interior, de observar cada pensamiento sin juzgarlo, sino como un medio del que podemos disponer, con esto me refiero a que ningún pensamiento es malo. El concepto de   bueno  o malo lo ha creado el hombre. Cuando observamos nuestros pensamientos, sin juzgarlos, podemos modificarlos y hacer uso de ellos.

Tercero:  Llevarlo a la práctica, entrenando la mente, callando el ruido mental y preparándose  para crear con la  mente consciente (Ser).

 Ver 21 Días para el Cambio

Ley del Mentalismo en la Práctica:

Paso 1

Busca un lugar tranquilo, donde te encuentres solo, sin personas ni ruidos alrededor que puedan perturbar ese momento de búsqueda interior. Habilita una libreta, donde puedas escribir el resultado de los ejercicios prácticos. 

Comienza a respirar por la nariz, suavemente, y expulsa el aire por la boca, (respiración Zen)  afloja tu cuerpo, sueltas toda tensión, te desapegas de todo. Tomar consciencia de la respiración provoca que el ruido mental se detenga por unos segundos e intenta aflojar el cuerpo, algo a lo que no estamos acostumbrados a hacer y que es una señal para nuestro Ser interior  de que deseamos conectarnos con él.

Paso 2

Es aquí donde comenzamos a practicar la observación del pensamiento.  Estamos todo el tiempo pensando y no somos conscientes de ello. Al tomar consciencia de nuestros  pensamientos; sin juzgarlos, sin rechazarlos, sin reaccionar ante ellos tenemos el poder de cambiarlos y de crear.

Carl Gustav Jung dijo: "Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma." No se trata de poner o  sustituir un pensamiento por otro, se trata de observar, de aceptar lo que sientes; sin culparte, sin juzgarte y sin juzgar a los demás. Al observar tus pensamientos, lo que en ese momento te perturba, te limita, aquí  te puedes preguntar: ¿Qué me quiere decir esto que pienso? ¿Qué emoción me hace sentir este pensamiento?

Si no encuentras las respuestas a estas preguntas en ese momento, no insistas, simplemente sueltas las preguntas desapegándote del resultado. Te será dada de una forma inesperada, es algo que no se puede explicar con palabras pero que sucede. Es aquí; cuando comienzas a cuestionar tu diálogo interior, cuando puedes modificar tus pensamientos y crear lo que deseas conscientemente.

Esta practica al comienzo resultará desconocida pero a medida que practicas, verás los cambios milagrosos que se producen. Como hemos mencionado antes, en un ambiente tormentoso es imposible crear, se necesita del silencio, al menos unos minutos al día, hasta que acostumbres la mente y automáticamente con la practica lograrás cada vez más en cualquier entorno que te encuentres. No es necesario meditar largas horas al día, basta con disponer de unos minutos, donde te conectes con tu silencio interior y lo conviertas en un hábito cada vez mayor el observar tus pensamientos en todo momento.

 

Redacción Instituto Draco

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 Ver más sobre BioEmoción



Comentarios

    Sin comentarios por el momento

Deja tu comentario